banner AMDA - Gto

El sector automotriz, factor importante en la creación de fuentes de trabajo

Producción de arneses, panel de instrumentos e interiores de las puertas.

A partir del primer bimestre del próximo año la empresa alemana Kromberg and Schubert, comenzará a producir diariamente 1,300 arneses para auto en su planta de San Francisco del Rincón, razón por la cual ya no serán 200 los operarios mensuales que se contraten, sino 300, comenzando también los primeros grupos a trabajar en tres turnos.

Platicando con la directora general de la empresa, Katja Dittmar, comparte que en la actualidad son 3 mil las personas que ya trabajan en su segunda planta instalada en Guanajuato, la primera se ubica en el parque industrial Castro del Río en Irapuato. Explica que durante los meses previos fue una fase de pruebas y, a partir de septiembre, es cuando «las cosas se ponen serías» —define así la propia directora de origen alemán—, que confiesa que aunque su plan era contar con una plantilla en donde el 70% fueran mujeres, en la realidad no ha sido tarea sencilla, sin embargo han logrado que el porcentaje sea de un 60%.

La búsqueda de nuevos elementos comenzó en los Pueblos del Rincón, Manuel Doblado y León; ahora se han sumado pueblos de los Altos de Jalisco y toda persona que viva a no más de una hora de la planta y quiera ser parte del proyecto, podrá ser considerado para contrataciones. Esperan que al final de este año tengan ya en la planta un equipo de cinco mil colaboradores.

Por ahora y durante los siguientes meses todo lo producido por Kromberg and Schubert en su segunda planta será enviado a Daimler factoría de Tuscaloosa en Alabama; en caso de llegar un nuevo cliente tendrían que tener otra planta más, razón por la que ya piensan en construir en Tlaxcala para atender a Volkswagen y Audi.

Una de las características que han encontrado en la fábrica de arneses es que la gente de Guanajuato trabaja muy bien una vez que se enamora de su labor, pero antes hay que sufrir con retardos, ausencias o pensar que pueden tomarse un par de horas para comer como en el campo. «Es otro esquema de vida laboral; la mayor parte de ellos trabajaban para el campo y hacerlo para la industria es totalmente diferente», dice Dittmar. En su planta de Irapuato proyectan que de 1,600 personas aumenten en los próximos meses a 2 mil 300 operarios por demanda de producto de sus clientes.

En aumento. Otra de las empresas del sector automotriz que proyecta un importante crecimiento al cierre del año es Inteva Products. Esta compañía cuenta con dos plantas, una en Matamoros y otra Puebla; su llegada a Guanajuato Puerto Interior hace aproximadamente un año fue para atender exclusivamente la demanda de General Motors que, al ampliar su linea de producción, requería de contar con proveeduría más cercana.

En su planta de Silao hacen para la armadora estadounidense el panel de instrumentos y la parte interior de las puertas. Por ahora trabajan con una transferencia de producto que hicieron de sus plantas en Matamoros para Silao y, antes de concluir 2018 lanzarán el siguiente programa, el más importante para Inteva. La inversión de GM Silao provocó que en Inteva crecieran en un 40% su producción y, pese a ello la planta de Puerto Interior para el próximo año buscará más clientes que le cubran el 50% restante que tiene aún de capacidad. En el grupo son 4 mil 500 empleados y en Silao hoy son 200, teniendo como plan llegar a los 400 al concluir 2018.

(Con datos tomados de «Corredor Industrial», de Francisco Horta; periódico a.m.)